Yomol A’tel y el trabajo por la justicia social: el aporte de la sistematización de experiencias–M. Roxana Vicente y Víctor García



La línea de Educación, Trabajo y Pobreza del Instituto de Investigaciones para el Desarrollo de la Educación (INIDE), encabezada por Enrique Pieck Gochicoa, se concibe como un espacio interdisciplinario de diálogo entre la teoría y la práctica, dirigido a apoyar procesos de incorporación al mundo del trabajo de grupos sociales más desfavorecidos.  A través de la construcción de redes y comunidades de aprendizaje, la línea se ha comprometido con proyectos que buscan mejorar la calidad de vida y las oportunidades de participación de los sectores más necesitados del país. Desde esta visión, y en respuesta al interés de la Universidad Iberoamericana de vincular el trabajo de sus investigadores con las obras sociales de la Compañía de Jesús, se desarrolla desde 2007 la sistematización de la experiencia de Yomol A’tel, un proyecto social y educativo que agrupa a empresas de economía solidaria y que promueve la Misión Jesuita de Bachajón desde 2001, en la región tseltal de Chiapas.

Yomol A’tel (juntos trabajamos, juntos caminamos, juntos soñamos, en lengua tseltal) tiene su origen en una alianza de 22 productores indígenas tseltales, quienes acompañados por colaboradores mestizos del Centro de Derechos Indígenas (CEDIAC) de la Misión de Bachajón, iniciaron un proceso de organización social en búsqueda de un precio más justo para vender su café en el mercado local. Poco a poco, la organización –que tiene sus oficinas centrales en el municipio de Chilón– se abrió camino en el ámbito de la economía social y solidaria, al punto de constituirse actualmente como un grupo de cooperativas y empresas que trabajan por la justicia social, el lekil kuxlejalil —o noción de buena vida tseltaly la defensa del territorio. A lo largo de estos años, se puso en marcha una estrategia multiactor fundamentada en una visión comunitaria de aprendizaje que ha permitido ir desarrollando los siguientes procesos productivos:

  • La cooperativa de cafetaleros Ts’umbal Xitalha’
  • La procesadora de café Bats’il Maya
  • Las cuatro cafeterías Capeltic, ubicadas en Chiapas, Ciudad de México, Guadalajara y Puebla
  • La producción de miel – Chabtic
  • La cooperativa de mujeres Yip Ant’setic (La fuerza de las mujeres) que produce los jabones Xapontic.
  • La microfinanciera Comon Sit Ca’teltic (Juntos cuidamos el trabajo)

A inicios de 2007, se planteó la necesidad de hacer un alto en el camino para reflexionar sobre la experiencia de la cooperativa Ts’umbal Xitalha’, que contaba con una historia compleja, llena de procesos contradictorios, pero con una profunda convicción de transformación social. Se tenía el interés de dar cuenta de las múltiples dimensiones involucradas en la cooperativa de café, conocer las percepciones de los participantes del proyecto, saber cómo las personas vivían su experiencia al interior de la organización. Con este interés se generó un vínculo con la línea de investigación Educación, Trabajo y Pobreza del INIDE, e inició una relación significativa sustentada en el enfoque de la Sistematización de Experiencias [1], perspectiva de investigación que se prioriza en los proyectos de la línea y que ha permitido que Yomol A’tel genere un espacio participativo y reflexivo para construir conocimiento sobre su práctica.

Con ello, entre 2007 y 2009, se realizó una primera experiencia de sistematización que acompañaron Enrique Pieck y Graciela Messina -investigadores del INIDE. Ese proceso se guió por el interés de hacer un recorrido por la historia de la cooperativa desde su fundación y ubicó como grandes temas a sistematizar: las comunidades y su contexto, el proyecto del CEDIAC y su equipo, y la cooperativa misma. Las reflexiones de la experiencia se vertieron en el libro Ts’umbal Xitalha’. La experiencia de una cooperativa de café. El camino de la sistematización y fueron claves para la planeación estratégica de la organización de 2010 a 2015.

La sistematización permitió desmenuzar los procesos y exponer los diversos sentidos del trabajo. Evidenció el aspecto crítico y alternativo de una forma de investigar que va de la mano con la propia concepción de la estrategia de Yomol A’tel como una propuesta de resistencia y transformación social: “…se decidió que los miembros de la cooperativa no fueran ‘objeto de estudio’ sino sujetos con voz y constructores de un relato…un tipo de investigación colaborativa que es también una opción política de apertura de juego”, señaló Graciela Messina respecto de la experiencia.

Cinco años después, cuando los procesos y la dinámica de la organización se complejizaron, y Yomol A’tel surge como organización integradora de los diferentes procesos productivos, se plantea de nueva cuenta la necesidad de pensar y reflexionar sobre su experiencia, dada la nueva dinámica y los cambios que se habían generado. Con esta inquietud se volvió a solicitar el acompañamiento al INIDE en una nueva sistematización.

Así inicia en 2014 una segunda sistematización, proceso que ha sido largo y complejo en sus diferentes etapas. La realización de diferentes talleres en Chilón tuvo el objetivo de generar espacios formativos que permitieran compartir las diversas voces y reflexiones que compañeras y compañeros realizaron sobre su trabajo; estos espacios propiciaron la reflexión y la participación de quienes, en el día a día, se esfuerzan por construir alternativas económicas más justas centradas en las personas y sus comunidades. jXel, joven tseltal y coordinador del equipo técnico de la cooperativa en ese tiempo, se hacía las siguientes preguntas: ¿qué visión política de lucha, de resistencia se ha compartido a través del proyecto?  ¿nuestras prácticas han abordado o desarrollado la visión política de las comunidades tseltales? ¿en qué medida lo ha hecho?  

Desde las primeras reuniones en Chilón en esta segunda etapa, se buscó sensibilizar al equipo sobre la importancia de su participación, y de generar un espacio protegido para compartir percepciones e interpretaciones en torno al proyecto. Se explicó que el proceso permitiría esclarecer condiciones y desvelaría situaciones de conflicto y oportunidad al interior de la organización, así como del contexto en el que se sitúa su estrategia. Alfredo, uno de los jóvenes tseltales que participa en esta experiencia mencionó: “Este espacio es para mí muy significativo, es una herramienta para todos, eso es lo que siento. Este es un espacio donde escuchamos a quienes integran los demás procesos, qué tenemos y cómo sentimos…, es una riqueza. Estamos teniendo más experiencias. Intercambiando. (…) De eso se trata, analizarnos y exponerlo, para sacar lo que pensamos y lo que sentimos, porque si sólo se queda en nosotros se enreda y nos caemos.”

En ese marco se definieron los grandes temas para reflexionar durante el proceso de sistematización. El trabajo colaborativo y estimulante que se vivió en los talleres, generó, entre otros frutos, más de 20 relatos personales en torno a la experiencia de los participantes en los últimos años de la organización.

Se subrayó también la importancia de conocer la experiencia de los socios cooperativistas. Para ello, se realizaron grupos focales, a manera de asamblea, en las ocho regiones que conforman la cooperativa (…); se recogieron así las voces de las familias productoras tseltales. Es así como la aproximación a la experiencia de Yomol A’tel tuvo un carácter esencialmente narrativo, a partir de la figura del relato y con base en el diálogo en las diferentes asambleas. Los productores narraron cómo estaban viviendo su experiencia dentro de la organización, compartieron no sólo información, sino el sentido de su trabajo y de su participación. Así lo ejemplifica el testimonio de un productor de la región Coquilte’el: “Cuando yo como socio me llegan las noticias que las cafeterías están vendiendo nuestro café, me alegro mucho, estoy contento…Cuando me encuentro con otros productores que son de otra organización, yo les digo que también tengo un camino, un proceso, una sociedad donde pertenezco donde voy y asisto, donde puedo vender mi café…Reflexiono, yo sé dónde estoy, dónde estoy metido…”

La gran cantidad de relatos y la vasta información generada en las ocho regiones, contiene la experiencia de Yomol A’tel en estos últimos años. Han pasado ya algunos meses y se ha considerado importante dar cuenta de ella, revelarla, compartirla, socializarla, aprender de ella y así imaginar nuevos caminos en la organización. Es por ello que en abril de este año se realizó un taller en las oficinas de

Yomol A’tel en Chilón, donde se reunieron colaboradores de todos los procesos productivos y áreas de la organización. El objetivo principal fue socializar la propuesta de publicar los resultados de la segunda sistematización a partir de los muchos relatos generados a lo largo del proceso; ello permitiría dar cuenta de la riqueza generada en esta construcción colectiva de conocimiento.

Durante el taller, Alberto Irezabal, director de Yomol A’tel, comentó: “Llevamos como 10 años con este proceso […] nos ha permitido recuperar nuestro pasado dentro del presente para pensarnos en el futuro […] Con la sistematización van saliendo puntos que nos interesan: cómo construimos nuestra identidad, nuestra narrativa, cómo ir hilando el sueño, la participación de la mujer, el trabajo, etc. Esto es parte de lo que es nuestro presente. Sentarnos a reflexionar sobre el pasado sirve para tener elementos para soñarnos a futuro.”

Una vez más nos fue posible constatar que la sistematización representa un acompañamiento que valora la organización porque permite abrir espacios de formación para el desarrollo de capacidades críticas y reflexivas de quienes forman el equipo de colaboradores, y ello les permite consolidar su propuesta de transformación social.

El interés de publicar los resultados de esta segunda sistematización es visibilizar la experiencia de las personas en la organización a través de sus relatos. “Hemos decidido promover este proyecto de publicación de los resultados de la sistematización, apoyándonos en los relatos que han elaborado los propios participantes, que sean ellos y ellas quienes cuenten su historia, quienes narren sus experiencias, que den cuenta de cómo han vivido sus procesos…, nosotros solamente coordinaremos el proceso, buscando a la vez que éste constituya en sí mismo una continuación del proceso de sistematización y por tanto de reflexión colectiva de la experiencia,” enfatizó Enrique Pieck. El libro pretende dar cuenta del camino recorrido por esta iniciativa de economía social y solidaria en su lucha por mejorar las condiciones de vida de las familias tseltales de la región, y de los aportes del proceso de sistematización que ha vivido Yomol A’tel en los últimos años.

El proyecto de publicación de los resultados de la sistematización implica un proceso formativo y de generación colectiva de información, mediante la realización de diferentes talleres cuyo objetivo será asesorar a los integrantes del proyecto en la elaboración y valoración de sus respectivos relatos. Esos espacios tendrán a su vez el propósito de analizar a profundidad las experiencias que serán narradas. De esa manera, el libro estará integrado por un conjunto de relatos que revelen los diferentes momentos del proyecto, sus procesos productivos y de organización, sus retos y tensiones, sus componentes y eventos significativos, todo ello a través de las voces de las personas que los vivieron, figuras clave de la historia de Yomol A’tel: desde los fundadores de la organización, los productores,  académicos, estudiantes, grupos de la comunidad, etc., todas ellas personas comprometidas que han sido aliados de esta propuesta de transformación social.

 

[1] La sistematización es un enfoque de investigación que nace en el campo de la educación popular a fines de 1970, cuyo desarrollo ha experimentado un proceso de diversificación teórica y práctica que la ha perfilado como un enfoque de construcción crítica y colectiva de conocimiento a partir de las experiencias de los sujetos participantes.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *